10 gobernantes malvados del siglo XX

10 gobernantes malvados del siglo XX Página 1 de 4

No es ningún secreto que, a lo largo de la historia, la política internacional rara vez ha sido un sol y un arcoíris. Los seres humanos hemos producido más tragedias y catástrofes de las que nos corresponde, y gran parte de ellas parece provenir de una inclinación aparentemente intrínseca hacia la autodestrucción. Sin embargo, algunos casos selectos de locura global pueden atribuirse a un grupo de individuos; otros todavía a un solo hombre. Lo más inquietante de esta noción es que esos hombres todavía ejercen el poder en la actualidad.



La función de este artículo no es glorificar a los dictadores y totalitarios del siglo XX clasificándolos. Además, así como no se puede cuantificar la miseria humana desde la perspectiva de las víctimas, ¿quién puede decir qué gobernante impuso más sufrimiento que sus pares? Mi intención al examinar a 10 de los gobernantes malvados de los últimos 100 años es recordar a algunos de los horribles individuos del pasado y llamar la atención sobre algunos que todavía están actuando en el presente.

Nosotros, como especie, no hemos tenido la suerte de haber albergado solo a 10 de estos hombres. Por esa razón, muchos nombres importantes quedaron fuera de la lista: Mao Zedong, Fidel Castro, Nicolae Ceausescu y Kim Il Sung entre ellos. Algunos de los que aparecen son infames; otros han logrado en gran medida evitar las críticas o el castigo por sus crímenes. Sin embargo, todos los hombres de la lista cumplen los siguientes criterios:



  • Mataron sin piedad, usando una ideología deformada para justificar sus crímenes.
  • Reprimieron a su propia gente, llegando incluso a torturarlos.
  • Tuvieron un gran impacto negativo en la historia de su propio país que se extendió al resto del mundo.
  • Amasaron riqueza personal mientras mantenían a muchos de sus propios pueblos en la pobreza.
  • Aquí están 10 de los gobernantes más sádicos del siglo XX.



    Robert Mugabe (Zimbabwe)

    Un marxista comprometido, Robert Mugabe fue elegido Primer Ministro de Zimbabwe en 1980 en unas elecciones marcadas por el fraude. El partido ZANU (Unión Nacional Africana de Zimbabwe) de Mugabe se dispuso inmediatamente a ejecutar su concepto de 'socialismo científico', una política que sonaba encantadora en teoría, pero que en la práctica se reducía al saqueo de las reservas minerales del país por parte del líder y sus compinches. A mediados de la década de los 80, Mugabe mostró al mundo cómo manejaba a la oposición al embarcarse en una campaña de terror contra partidarios rivales en Matabeleland que resultó en el asesinato de más de 20.000 civiles.

    Robert Mugabe sigue en el poder hoy, habiendo ganado elecciones cada vez más sospechosas en 1990, 1996 y 2002. Entre sus estrategias de campaña preferidas se encuentran el cierre de los medios de comunicación que no lo apoyan y el soborno de votantes hambrientos con alimentos y suministros agrícolas. Quizás la fechoría más ampliamente publicitada del reinado de Mugabe se produjo en 2000, cuando se embarcó en un programa de redistribución de tierras que implicaba intimidar a los agricultores blancos y entregarla a los partidarios de ZANU, muchos de los cuales nunca habían cultivado un día en sus vidas. El resultado ha sido una hambruna en todo el país, aunque Mugabe ha negado la entrada a las ONG que buscan determinar cuánta ayuda se necesita.

    Cita famosa: ¡Nuestro partido debe seguir infundiendo miedo en el corazón del hombre blanco, nuestro verdadero enemigo!



    El hombre que Clinton llamó 'el último dictador de Europa' ...

    Siguiente página