10 rasgos de un gran padre

Padre con sus hijos

Imágenes falsas



Rasgos que separan a un gran padre de uno bueno

Julian Marcus 17 de junio de 2018 Compartir Tweet Dar la vuelta 0 acciones

Un buen padre marca la diferencia en la vida de un niño. Es un pilar de fortaleza, apoyo y alegría. Su trabajo es interminable y, a veces, ingrato. Pero al final, se nota en el sonido, niños bien adaptados que cría.

Un buen padre ama a sus hijos, pero no deja que se salgan con la suya. Puede que desapruebe las fechorías de sus hijos, usando el amor duro para demostrar un punto, pero lo hace a través del poder de sus palabras.



RELACIONADOS: Los mejores papás de la televisión, según los expertos



Un buen padre se da cuenta de que sus hijos son humanos y que cometer errores es parte del crecimiento. Gastar dinero imprudentemente, tener accidentes automovilísticos menores, emborracharse por primera vez, incluso salir con personas cuestionables son ritos de iniciación, y un buen padre lo reconoce. Sin embargo, deja claro que no se tolerará la irresponsabilidad repetida.

1. Enseña a sus hijos a apreciar las cosas

Un buen padre nunca permite que sus hijos den por sentado lo que tienen. Desde la comida en la mesa hasta la buena educación que está pagando, un buen padre hará que sus hijos vean el valor de todo lo que tienen. Le pedirá a su hijo que consiga un trabajo que le ayude a pagar una parte de su primer automóvil y se tomará el tiempo para ilustrar lo importante que es una buena educación. No deja que sus hijos lo traten como un cajero automático. En cambio, les enseña a sus hijos a apreciar las compras importantes.

2. Tiene la mente abierta

Un buen padre comprende que los tiempos, las personas y los gustos cambian a lo largo de los años y no intenta mantener un patrón de oro de su propio tiempo. Por ejemplo, se da cuenta de que los piercings corporales son más comunes que antes y que la gente habla con más franqueza sobre temas personales. En otras palabras, permite que sus hijos sean ciudadanos de su época.



3. Acepta que sus hijos no son exactamente como él

Todos somos diferentes y un padre lo sabe bien. No esperará que sus hijos vivan el mismo tipo de vida que él y hagan el mismo tipo de trabajo. También respeta sus valores y opiniones, siempre que no perjudiquen a la familia ni a nadie más.


RELACIONADOS: Cómo ser un padre trabajador moderno


4. Pasa tiempo de calidad con sus hijos

Un padre también sabe cómo divertirse con sus hijos, llevándolos a juegos, películas y apoyando sus deportes, pasatiempos o actividades al presentarse y mostrar interés. Se toma el tiempo para escuchar a sus hijos y tener una conversación agradable y tranquila con ellos. También se toma el tiempo para ayudarlos con la tarea, todas las noches si es necesario.

5. Lidera con el ejemplo

Un buen padre está por encima del viejo credo de 'haz lo que digo, no lo que hago'. No fumará si no quiere que sus hijos lo hagan, y definitivamente no beberá mucho. Les enseña a lidiar con los conflictos con un miembro de la familia y con otros siendo firme pero razonable al mismo tiempo.



Un buen padre también ilustra la importancia del afecto al profesar su amor por su madre delante de ellos. Y no peleará con ella en su presencia. En total, se adhiere a los valores que le gustaría que siguieran sus hijos.

6. Es solidario y leal

Aunque sea un fanático del fútbol, ​​si su hijo no comparte su amor por el juego, lo acepta. Puede que sea leal a su alma mater y sueñe con que su hijo siga su legado, pero si su hijo prefiere estudiar en el extranjero, apoyará su decisión de tomar un camino diferente.

Un buen padre también es el defensor público de sus hijos y los defiende cuando es necesario. Espera privacidad para administrar disciplina. Una red de seguridad, un buen padre es también la persona a la que sus hijos recurren cuando las cosas salen mal.



7. Desafía a sus hijos

Un padre quiere que sus hijos sean lo mejor que puedan ser y les presenta desafíos que los ayudan a crecer como seres humanos. Esto significa darles cierta libertad para enfrentar los reveses y resolver los conflictos por su cuenta. O podría ser una tarea, como construir algo para la casa.

Si un padre quiere que sus hijos se hagan cargo del negocio familiar, les enseña cómo hacer que prospere, siempre que ese sea el camino que quieran tomar.

8. Enseña lecciones a sus hijos

Desde enseñarles a afeitarse hasta animarlos a ser reflexivos y considerados, un padre convierte a sus hijos en miembros integrales de la sociedad. Especialmente los instruye en la etiqueta adecuada, en ser honestos y en estar agradecidos.


RELACIONADOS: Aquí le mostramos cómo hacer que el sexo hable con sus hijos


9. Él protege a su familia, pase lo que pase

Un padre hará todo lo que pueda por su familia. Tomará un segundo trabajo para ayudar a mantener a la familia cuando sea necesario, y hará lo que pueda para mantener a su familia fuera de peligro.

10. Muestra amor incondicional

Ésta es la mayor cualidad de un buen padre. A pesar de que se molesta por las faltas de sus hijos y puede lamentar que no lograron lo que él esperaba para ellos, un padre no ama menos a sus hijos por eso.

Hay pocas cosas tan valiosas como un padre que hará todo lo posible y proporcionará todas las herramientas que tiene para que sus hijos sean mejores que él.

También podría excavar: