Vestirse para el sexo

Vestirse para el sexo Página 1 de 2

Hacer el amor es una experiencia alucinante por sí sola, pero si le agregas algunos buenos juegos y diversión, el sexo puede convertirse en algo mucho más excéntrico. Las parejas siempre están probando formas nuevas y diferentes de mantener interesante su vida sexual, y vestirse para ello es una de esas formas.



Los disfraces son parte de muchas payasadas en el dormitorio de una pareja y pueden conducir no solo a juegos previos increíbles, sino a un tipo diferente de intimidad. Vivir tus fantasías con tu mujer no solo mantendrá las cosas pervertidas, definitivamente funcionará para aumentar tu deseo por ella (y viceversa).

el nombre de Batman

La gente se disfraza para tener sexo por muchas razones. Y disfrazarse no tiene por qué implicar gastar $ 400 en látex y pañales para adultos; la parte más importante de tu disfraz es lo que le hace a tu imaginación.

A veces, las parejas necesitan un cambio de ritmo o, a veces, los hombres quieren relajarse y dejar que sus mujeres se hagan cargo de sus cuerpos. Entonces, para agregar un poco de intriga a la mezcla, se visten de manera que reforzarán sus roles para la noche.



Al igual que su habilidad para volverte loco al ponerse una tanga apenas visible y un sostén de encaje negro, vestirse el uno para el otro puede convertir una noche de amor en un viaje salvaje en una jungla virtual.

date prisa, mi esposa viene

La parte más sorprendente de vestirse antes de vestirse es que, aunque estás haciendo el amor con la misma mujer, los disfraces pueden servir para hacerte sentir lo contrario. Ya no es la madre de sus hijos ni su novia contadora; esta noche es una criminal y es tu trabajo dejarlo, me refiero a ella, lejos.



Convertirse en otra persona no significa necesariamente que esté aburrido con su pareja, pero si ya ha hecho todo bajo el sol y ha logrado penetrar prácticamente todos sus orificios, entonces necesita mantener las cosas nuevas y los atuendos. poder ayudar.

Disfrazarse puede garantizar que interpretarás el escenario sin sentirte incómodo; imagina que estás a punto de arrestarla sin esposas ni placa. Pero antes de que decidas entrar a la habitación vestida como un miembro del equipo SWAT, asegúrate de que está de acuerdo con la idea.

cariño, ¿puedes ser una prostituta?

Abordar el tema puede ser algo dudoso, pero si tu mujer está abierta a sugerencias, entonces felizmente se pondría un par de tacones de aguja y un minivestido micro para que puedas esposarla antes de cachearla por actividades ilegales e indecentes.

Pero si ella está un poco en el lado mojigato del espectro sexual, entonces tal vez puedas comenzar con cosas simples en las que asumirías el papel, en lugar de ponerte un atuendo de Tarzán desde el principio.



La mejor manera de comenzar es cambiando de roles. Puedes adoptar sus comportamientos sexuales (pasivo, agresivo, como un cadáver) y ella puede hacerse cargo del tuyo (loco, dominante, ruidoso). Esto plantará las semillas que se convertirán en una torcedura total.

Ahora, sobre los atuendos y las actitudes ...

Siguiente página