Cómo los curadores están cuestionando la historia del arte

La historia del arte se ve un poco más extraña últimamente. De exposiciones colectivas como la del Museo de Oakland de California Queer California: historias no contadas exposiciones de un solo artista, como la del Museo de Queens Nicolas Moufarrrege: reconoce mi signo , los curadores de museos han pasado los últimos años resucitando artistas y narrativas LGBTQ+ que durante mucho tiempo han sido ignorados por la historia del arte dominante. Incluso el éxito de taquilla pop del Costume Institute de este verano, CAMP: Apuntes sobre la Moda , rastreó los orígenes estéticos de este estilo satírico decididamente queer hasta los desnudos grecorromanos clásicos y la opulencia de Versalles.



Revisar la historia del arte para incluir más artistas y experiencias LGBTQ+ no es fácil. Requiere más que simplemente reafirmar la presencia de artistas que fueron objeto de censura fóbica. Los historiadores del arte deben lidiar con la terminología en constante evolución para lo queer, comenzando con la solidificación de la división entre heterosexualidad y homosexualidad a principios del siglo XX. Muchos artistas, particularmente antes de Stonewall, ni siquiera se habrían identificado, o no podrían, como LGBTQ+, a pesar de que representaban el deseo del mismo sexo o identidades no conformes con el género en su arte. Del mismo modo, debido a la vigilancia histórica de las vidas queer y la necesidad de permanecer encubiertas, muchas obras significativas son más privadas, escondidas en archivos y colecciones personales en lugar de museos importantes.

Escribir la cultura queer en la historia del arte significa volver a trazar las líneas de lo que cuenta como arte, así como lo que cuenta como historia, explica Richard Meyer, el profesor Robert y Ruth Halperin de Historia del Arte en la Universidad de Stanford, en el prefacio de su y Catherine libro del señor Arte y cultura queer . Aunque se lanzó originalmente en 2013, la segunda edición revisada Arte y cultura queer se publicó este año en el apogeo del interés por el arte queer. Una encuesta desde 1885 hasta el presente, el libro combina artistas visuales conocidos como Andy Warhol con materiales activistas y formas más privadas de hacer arte, incluidos álbumes de recortes y fotografía amateur, para actuar como un ejemplo de cómo podría ser una historia alternativa del arte queer. producido.



En celebración del Mes de la Historia Queer, ellos. habló con Meyer sobre cómo reevaluar la historia del arte LGBTQ+ requiere un enfoque diferente, cómo los museos actualmente están revisando a artistas pasados ​​por alto y cómo los artistas contemporáneos de hoy se están involucrando con la historia del arte queer.



Rick Gerharter Fotografía de los manifestantes Stop AIDS Now or Else bloqueando el puente Golden Gate en 1989.

Rick Gerharter, Fotografía de los manifestantes Stop AIDS Now or Else (SANOE) bloqueando el puente Golden Gate , 1989.

En el prólogo de la primera edición de Arte y cultura queer , observas que producir historia del arte queer significa buscar grietas en la división que separa el arte “alto” de la cultura “baja” y en la división entre el logro público y la vida privada. ¿Por qué?

A veces, con la historia de la cultura queer, solo tenemos obras privadas, y eso es todo lo que se podría producir. Las cosas sucedieron en privado, pero siguen siendo parte de la historia. Y eso significa recuperar estos materiales privados y darles el respeto que generalmente se reserva para el arte elevado. Arte y cultura queer Fue la primera vez que Phaidon publicó un libro con imágenes que el autor no entendió ni pretendió como arte. Junto con las bellas artes, hay carteles de activismo, murales de bares, fotografías anónimas, obras de fotógrafos aficionados como alice austen , álbumes de recortes, etc. A veces, estos fueron creados no solo para el creador individual, sino también para su círculo inmediato de amigos, amantes y otros.



Por ejemplo, hay un álbum de recortes increíble de Australia en la década de 1930 de una mujer llamada Monte Punshon. Cada vez que había una mujer experta en deportes, una mujer travesti como Marlene Dietrich, o una mujer andrógina en un periódico, recortaba la foto y la agregaba a su álbum de recortes. Mientras recortaba de los principales periódicos, creó un mundo dentro de ese álbum de recortes de mujeres completamente marimachos y andróginas. Ella no solo creó un mundo exclusivamente femenino, sino un mundo organizado por sus deseos. Nunca se habría llamado a sí misma artista, pero usó recursos creativos en los que solemos pensar en términos de arte.

“Me gusta la idea de que a veces la historia queer es historia inventada. Incluso algunas de las historias que se cuentan sobre Stonewall entran en esta categoría. Parece que cada uno tiene su propia versión de lo sucedido. Si quieres creer en una historia basada en hechos, es una distorsión, pero por otro lado, tampoco lo es, porque las historias que se cuentan también se vuelven parte de la historia. '

Mencionas obras creadas para un círculo inmediato de amigos y amantes, así como Pushon descubriendo la estética butch en periódicos heterosexuales. Eso me recuerda las referencias codificadas a lo queer que existen en muchas obras históricas. ¿Es esto algo particular del arte queer?

No es exclusivo de la cultura queer, pero sí creo que tiene un valor y una historia especiales. No solo en el sentido de que la representación está ausente, por lo que tienes que leer contra la corriente o mirar materiales clandestinos, sino que también hay códigos como camp. Lo camp se trata en gran medida de objetos que no estaban destinados a ser camp, pero que luego lo fueron porque son usados ​​o recibidos por una audiencia mayoritariamente queer. Estás buscando momentos de género o atractivo que sean tan extravagantes, no normativos o excesivos que resuenen, y eso se trata del espectador. Una de las cosas que encuentro inspiradoras sobre el arte queer en un contexto histórico es cuán inventivas fueron las personas en la forma en que reelaboraron imágenes y otros materiales culturales que nunca tuvieron la intención de afirmar lo queer. Es productivo y útil como medio para asegurar, o al menos imaginar, una forma alternativa de encarnación, género o sexualidad.



Nicolas Moufarrege

Nicolas MoufarregeCortesía del Museo de Queens

¿Por qué crees que la historia del arte LGBTQ+ se ha pasado por alto en gran medida hasta hace poco? ¿Será por la dificultad de leer estos códigos si no por el público objetivo?

Creo que sí. Creo que o tienes que conocer los códigos, o si se reconoce, entonces es censurado y suprimido por la cultura dominante. Con Robert Mapplethorpe, por ejemplo, Jesse Helms y la Derecha Cristiana durante las Guerras Culturales incluso exageraron la explicitud sexual de sus fotografías para atacarlas. Entonces, históricamente, el trabajo ha tenido que estar tan codificado que solo un círculo selecto de homosexuales lo entendería o, hasta hace poco, sería atacado.



Dices hasta hace poco, y parece como si los museos y otras instituciones estuvieran redescubriendo artistas queer históricos. ¿Crees que hay más interés hoy en los artistas queer y trans y en la historia del arte?

Lo que aparece en las exposiciones y colecciones de los museos es solo una fracción de la historia, pero creo que tienes razón. Se presta mucha más atención a estas historias. Por ejemplo, escribí sobre la reinstalación del Museo Metropolitano de Arte de sus 20elsección Arte del siglo para Foro de Arte. No solo mezclaron el arte estadounidense y el arte europeo, que solían separar porque el arte estadounidense se consideraba menos importante, sino que ahora también hay historia queer y producción cultural queer representada con una sección sobre Paul Cadmus, Jared French y George Platt Lynes. . Si bien no se habrían identificado a sí mismos como queer, o incluso públicamente como gays u homosexuales en ese momento, porque no había forma de hacerlo en la década de 1930, ciertamente hicieron arte homoerótico.

Creo que ahora hay un deseo de voces queer y trans. Pero incluso con un mayor interés, todavía no se acepta por completo. La gente todavía es intimidada y asesinada. Hay muchos lugares en el mundo donde lo queer es indescriptible. Nunca quiero pensar que se haya superado la homofobia o la transfobia, como tampoco se ha superado el racismo y el sexismo. El mundo del arte no es representativo de la nación o del mundo. Sin embargo, existen posibilidades para los artistas queer que simplemente no existían en el siglo pasado.

Helen Néstor, Tony y Alan están criando al hijo de Tony, Jon, 1 977. Impresión en gelatina de plata Al: 9,375 in, A: 9,5 in. Colección del Museo Oakland de California, donación del artistaMuseo de Oakland de California

¿Crees que esta reevaluación de la historia del arte queer está influyendo en los artistas contemporáneos de hoy? ¿Cómo?

Esa fue una de las razones por las que publicamos Arte y cultura queer . Queremos que otras personas vean la riqueza de esta cultura con la esperanza de que esta historia sea útil. En nuestra cultura en general, estamos bombardeados por el ahora. Es difícil ser histórico cuando ni siquiera puedes mantenerte al día con el momento presente. Lo que quiero como historiador del arte queer es recuperar esta historia cultural para tratar de ponerla en diálogo con el momento contemporáneo. No para que la gente pueda pensar, Oh, eso se acabó, sino para verlo como un recurso. El momento histórico puede ser una alternativa de cómo se organizan las cosas ahora, y quizás útil para imaginar otro tipo de posibilidades.

No creo que haya tantos, o al menos tantos como me gustaría, artistas que miran hacia la historia queer de principios de los 20.elsiglo. Dicho esto, hay algunos artistas contemporáneos que se inspiran en la historia. hay Andrea Geyer , una artista lesbiana que ha realizado proyectos sobre mujeres queer en el mundo del arte que han quedado fuera de la historia del arte, algunas de las cuales trabajaron en el MoMA. Otro ejemplo de alguien muy comprometido con la historia queer y trans es Chris E. Vargas con el Museo de Historia y Arte Transgénero (MOTHA) . Creó un museo alternativo de historia y arte trans porque no lo hay. No es necesariamente lo que pensamos que hacen los artistas (hacer objetos), sino que es una especie de recuperación histórica que es a la vez investigación y creatividad.

Uno de mis aspectos favoritos de MOTHA es que Vargas incluye narraciones y objetos históricos imaginarios o ficticios porque con las historias queer y trans, tienes que enredarte con ausencias significativas en los registros.

Me gusta la idea de que a veces la historia queer es historia inventada. Incluso algunas de las historias que se cuentan sobre Stonewall entran en esta categoría. Parece que cada uno tiene su propia versión de lo sucedido. Si quieres creer en una historia basada en hechos, es una distorsión, pero por otro lado, tampoco lo es, porque las historias que se cuentan también se vuelven parte de la historia. Estas historias son las que hacen la cultura posterior a Stonewall. Me encanta eso de la cultura queer. No todo se basa en afirmaciones fácticas, sino en el poder de la imaginación para crear cosas que no estaban allí en ese momento.

Esta entrevista ha sido condensada y editada por su extensión y claridad.