De

La ciencia loca detrás de lo que le sucede a tu cerebro durante el orgasmo

Durante décadas, los científicos han estado seguros de que el cerebro juega un papel importante en el logro del orgasmo, pero se sabía poco sobre qué partes del cerebro estaban involucradas. Se preguntaban, por ejemplo, si había un 'centro de orgasmo' único en el cerebro responsable de ese maravilloso punto de clímax (spoiler: no existe).



Uno de los científicos que lidera el camino es Janniko Georgiadis (PhD) de la Universidad de Groningen en los Países Bajos. Desde principios de la década de 2000, Georgiadis y su equipo han estado utilizando escáneres de tomografía por emisión de positrones (PET), un dispositivo de neuroimagen similar a una máquina de resonancia magnética, para rastrear la actividad cerebral antes, durante y después del orgasmo.

Descubrieron que muchas partes del cerebro trabajan juntas para crear los distintos estados mentales y respuestas fisiológicas que ocurren durante la excitación y el clímax. También descubrieron que comprender qué partes del cerebro se apagan es tan importante como cuáles están activas.





Es importante tener en cuenta que estos estudios tienen limitaciones. La tecnología aún no está lo suficientemente avanzada como para permitirnos echar un vistazo al cerebro durante un encuentro sexual natural. Lejos del ambiente más cómodo del dormitorio, los voluntarios se acuestan en camas de escáner y usan la mano amiga de un compañero para alcanzar el orgasmo.

Los estudios se pierden lo que le sucede al cerebro antes del sexo, como durante los juegos previos. En cambio, el mapeo cerebral comienza con la estimulación de las áreas genitales y continúa hasta el momento del orgasmo que, a los efectos de los estudios, se define como el momento de la eyaculación en los hombres y los espasmos involuntarios de los músculos pélvicos en las mujeres.

Dejando a un lado las limitaciones, lo que revelan los estudios sobre la actividad cerebral durante un orgasmo es fascinante y nos ayuda a comprender qué sucede cuando llegamos a ese exuberante placer.

Tu pre-orgasmo cerebral

La estimulación genital activa la parte del lóbulo parietal conocida como la corteza somatosensorial secundaria (SII), que interpreta el tacto. Un estudio teoriza que el SII es responsable de etiquetar la calidad de la sensación, como si es un toque sexual o no. (Georgiadis, 2006)

A medida que se intensifica la excitación, el flujo sanguíneo disminuye a las áreas prefrontal y temporal, como la amígdala y la corteza prefrontal ventromedial (vmPFC), que nos ayudan a procesar las emociones, el miedo y el riesgo, todas partes importantes del pensamiento cognitivo y la toma de decisiones. (Georgiadis, 2011).

En otras palabras, ralentiza la parte de nuestro cerebro que realiza la mayor parte del pensamiento cognitivo y el análisis.

Durante un estado de excitación extrema, el flujo sanguíneo aumenta al cerebelo, que interpreta las sensaciones físicas del área genital. El cerebelo juega un papel importante en el procesamiento emocional. (Georgiadis, 2006, 2007, 2011)

Tu cerebro durante el orgasmo

El cerebelo permanece activo durante el orgasmo y puede desencadenar contracciones musculares involuntarias. Del mismo modo, el bulbo raquídeo está activo cuando los hombres eyaculan. El bulbo raquídeo es una parte del tronco encefálico responsable de los movimientos involuntarios (Georgiadis, 2007).

Anteriormente, los científicos creían que el área tegmental ventral (VTA), una pieza crucial del sistema de recompensa del cerebro y la vía de la dopamina, desempeñaba un papel importante en un orgasmo. Pero en varios estudios, Georgiadis descubrió que el VTA era tan activo cuando alguien imita las sensaciones físicas de un orgasmo (apretando los músculos del piso pélvico) o es estimulado sin llegar al clímax.

Básicamente, nuestros cuerpos liberan dopamina a lo largo de una experiencia sexual, lo que lo hace sentir bien si realmente llegamos al clímax o no. (Georgiadis, 2006 y 2007).

La clave entre los hallazgos de los estudios es la pérdida dramática del flujo sanguíneo a la corteza orbitofrontal (OFC) durante el orgasmo. La OFC trabaja para rastrear la causa y el efecto de diversas actividades cuando se esfuerza por disfrutar. Por ejemplo, la OFC se activa cuando come más allá de la plenitud y se siente incómodo.

Georgiadis teoriza que la OFC tiene que cerrar para lograr esa conmovedora sensación de estar 'fuera de control' durante el orgasmo.

Curiosamente, la OFC se activa cuando alguien intenta alcanzar el orgasmo y falla, así como cuando alguien intenta activamente no venir (Georgiadis, 2011 y 2006b). Esto parece indicar que nos perdemos en toda la experiencia.

Aunque la supresión de la actividad cerebral en la OFC fue clave para Georgiadis y su equipo, otros estudios encontraron contradictoriamente una mayor actividad en la corteza prefrontal donde se aloja la OFC (Whipple, 2008).

Post orgasmo

Después de un orgasmo, las partes frontal y temporal de la corteza cerebral involucradas en la toma de decisiones y el pensamiento moral se vuelven a encender. Volvemos a nuestro pensamiento, nuestro ser lógico, ya no bajo el hechizo de la excitación sexual.

La otra área más activa del cerebro es el hipotálamo, que produce oxitocina y dopamina y fomenta el vínculo entre las parejas (Georgiadis, 2011).

Resumen

Como señala Georgiadis en uno de sus documentos, 'el estudio de cómo el cerebro llega a producir el orgasmo todavía está en su infancia' (Georgiadis, 2011), y aún queda mucho por descubrir. La investigación de este tipo tiene usos prácticos, como descubrir las causas de la anorgasmia (incapacidad para alcanzar el orgasmo) u otras disfunciones sexuales.

Estudios utilizados:

Georgiadis, Janniko R., Rudie Kortekaas, Rutger Kuipers, Arie Nieuwenburg, Jan Pruim, A. A. T. Simone Reinders y Gert Holstege. Cambios regionales en el flujo sanguíneo cerebral asociados con el orgasmo inducido por el clítoris en mujeres sanas. Revista Europea de Neurociencia24, no. 11 (2006): 3305-316. doi: 10.1111 / j.1460-9568.2006.05206.x.

Georgiadis, Janniko R., A.a.t. Simone Reinders, Ferdinand H.c.e. Van Der Graaf, Anne M.j. Paans y Rudie Kortekaas. Activación cerebral durante la eyaculación masculina humana Revisited. NeuroReport18, no. 6 (2007): 553-57. doi: 10.1097 / wnr.0b013e3280b10bfe.

Whipple, B. 'Imágenes de resonancia magnética funcional (FMRI) durante el orgasmo en mujeres'. Sexologies17 (2008). doi: 10.1016 / s1158-1360 (08) 72639-2.

Georgiadis, Janniko R. 'Exponiendo el orgasmo en el cerebro: un ojo crítico'. Terapia Sexual y Relacional26, no. 4 (2011): 342-55. doi:10.1080/14681994.2011.647904.



| DE | AR | BG | CS | DA | EL | ES | ET | FI | FR | HI | HR | HU | ID | IT | IW | JA | KO | LT | LV | MS | NL | NO | PL | PT | RO | RU | SK | SL | SR | SV | TH | TR | UK | VI |