En voz alta: las nuevas memorias de Tegan y Sara reescriben todo lo que sabes sobre la banda

EN VOZ ALTA

Echa un vistazo a más de Out Loud, nuestra columna de música queer, aquí.



Hay bandas cuya producción se podría describir cómodamente como prolífica, y luego están Tegan y Sara. Con ocho LP y más de un millón de discos vendidos, el dúo ha atraído el tipo de base de fanáticos acérrimos por su estilo de pop alternativo sincero y enérgico que cualquier músico codiciaría. Y eso sin mencionar que el dúo se identificó abiertamente como queer desde el principio, y están tan comprometidos con la defensa y el activismo LGBTQ+ como con la música, con su Fundación Tegan y Sara trabajando para otorgar subvenciones y promover los derechos de las niñas y mujeres LGBTQ+ en América del Norte.

Este otoño, están listos para demostrar que su habilidad con las palabras no termina con la composición de canciones. Con el lanzamiento el 24 de septiembre de sus nuevas memorias, Escuela secundaria , las hermanas gemelas cuentan su historia de origen, su salida del armario y conmovedoras historias de sus tres (más o menos) años muy formativos de escuela secundaria. Mientras las hermanas perfeccionaban su arte de escribir canciones, Sara le cuenta ellos. , su prosa también se fortaleció. Al igual que su música, la escritura resultante es a la vez nítida y profunda, pero nunca empalagosa. En capítulos alternos, se turnan para contar historias que revelan sus años antes de Tegan y Sara, cuando aprendieron quiénes eran por primera vez.



Acompañamiento Escuela secundaria es un nuevo album, Oye, soy como tú , debutando el 27 de septiembre. Sus orígenes son apropiados: mientras buscaban en sus archivos para escribir el libro, Tegan y Sara descubrieron sus primeras grabaciones como dúo. Gratamente sorprendidos por la visión del trabajo, decidieron volver a trabajar las canciones en un nuevo álbum. Puedo ver tanto en común entre Tegan y Sara que la gente sabe ahora y quiénes éramos entonces, lo que me parece una locura, dice Tegan. Tenía la impresión de que realmente nos habíamos convertido en este tipo de artistas, pero en realidad, para empezar, éramos ese tipo de artistas.



Antes del lanzamiento de sus memorias, ellos. habló con el dúo sobre salir del armario, la importancia de las memorias queer, la autorreflexión y más.

tegan y sara

Cortesía del editor

¿Cómo surgió la idea de volver a la escuela secundaria? ¿Por qué era esta una historia que querías contar?



Sara: Hablamos sobre qué hacer después de la gira y, en lugar de trabajar en nuevas canciones, miramos otros proyectos. Empezamos a hablar sobre un libro, una historia de origen y respuestas a las preguntas que la gente suele hacer. No solemos profundizar en preguntas sobre nuestra identidad, cómo descubrimos que éramos homosexuales, cómo compartimos esa información entre nosotros, cómo nos convertimos en compositores, cómo era nuestra primera banda, cómo fue escribir nuestro primera música. Todo eso está convenientemente contenido dentro de los tres años de la escuela secundaria. Conceptualizamos una memoria que abarca desde el primer día del grado 10 hasta después del grado 12. En lugar de pensar en nuestra infancia o los años antes de convertirnos en Tegan y Sara, nos dio este breve período con una gran cantidad de acontecimientos importantes. Parecía una forma natural de compartir esa historia.

Tegan: Todos nos empujaron a escribir sobre ser mujeres en la industria de la música. Yo estaba como, 'Joder, eso suena horrible y aburrido y no quiero'. Si realmente quieres la historia del origen de nuestra banda, que no ha sido documentada, entonces tenemos que volver a la escuela secundaria. Contamos la historia que se convirtió en el libro, de ácido, peleas, odiarse, relaciones secretas, música, conseguir un contrato discográfico. Todo el mundo estaba como, bueno, ese es el puto libro.

Debido a que crecimos en los años 90 y principios de los 2000, no había redes sociales. No éramos una banda muy grande; no había muchas historias sobre nosotros. Hay muchos conceptos erróneos sobre cómo empezamos y nuestra relación. Existe la suposición de que somos los mejores amigos que confían el uno en el otro, que la vida era más fácil porque teníamos al otro, que salimos del armario el uno al otro. Todos son incorrectos. Mientras escribimos, quedó muy claro que no hay muchas historias contadas por mujeres, especialmente mujeres queer, especialmente en la industria de la música. No podemos hablar de nuestras historias, de nuestro proceso creativo. Nos dimos cuenta de lo importante que era contar esta historia, que daría voz a muchas personas que no suelen ser escuchadas.

¿Cómo espera que la lectura de memorias queer, particularmente las reflexiones sobre la adolescencia, pueda afectar a los jóvenes?

Sara: No hay suficiente diversidad en la música, el cine, la televisión, los libros. Por mucho que sea mejor que el año anterior, nunca competirá con el cuerpo de arte y la narración que existe a través de la lente blanca heteronormativa y heterosexual. Alguien me preguntó recientemente, ¿por qué las personas queer siempre quieren contar historias sobre la mayoría de edad? Ni siquiera entendí. Los humanos están obsesionados consigo mismos. Constantemente volvemos a contar historias. ¿Por qué las personas queer serían diferentes? Cuando eres queer y te sientes en minoría y todo lo que ves son personas heterosexuales en historias heterosexuales, quieres contar la tuya. ¿Representa a todas las personas queer? De ninguna manera. Pero, ¿les da esperanza a algunas personas queer? Absolutamente. Es maravilloso que la gente cuente sus historias. Cuanto más, mejor.



¿Cómo decidiste lo que querías compartir sobre tu presentación?

Sara: Aprendimos que no podíamos incluirlo todo. Fue difícil al principio, porque ¿cómo cuentas nuestra historia sin todas estas otras historias? Podría escribir un libro entero sobre cómo fue salir del armario. Fue un proceso muy complicado y no es un proceso que ni siquiera creo que haya terminado. Es algo que, incluso ahora que tengo treinta y tantos años, todavía quiero procesar. A veces, la homofobia se siente como si este virus estuviera inactivo. Puedes ser una persona queer orgullosa durante más de 20 años y, de vez en cuando, el virus estalla. No hablamos mucho de eso porque dentro de la comunidad queer nos han alentado a hablar sobre las cosas buenas, cómo quieres ser como las personas heterosexuales, que también quieres casarte y tener hijos. No tengas miedo de mí. Yo soy como tú. Y no le digas a la gente que te odias. Eres como Papá Noel gay, por favor no hables mal de ti o de la comunidad. Ayudaría a equilibrar esta ola de mensajes positivos con algunas realidades. Creo que la única manera de hacer eso dentro de nuestra comunidad es hablar de ello.

tegan y sara

Cortesía del editor

¿Qué te hizo decidir producir el álbum adjunto?

Sara: Al escribir las memorias, investigamos y buscamos materiales de archivo. También escuchamos algo de nuestra música anterior, escrita en la década de 1990. Ambos esperábamos algunos momentos musicales interesantes, que podríamos incluir algunas grabaciones originales con el audiolibro o ponerlas a disposición en línea. Cuando comenzamos a escuchar, nos dimos cuenta de que estas canciones son geniales. Si ponemos empeño en trabajar en ellos, en realidad podría ser un gran disco nuevo. Queríamos que la música fuera actual y se destacara por sí misma, incluso si no conocías la historia. Hicimos reglas sobre cuánto reescribiríamos. Si queríamos escribir nuevas letras, teníamos que sacarlas de otras canciones escritas durante ese tiempo o de diarios. Había ciertas palabras o frases que nos animamos a reciclar para no usar nuestro lenguaje adulto actualizado.

Tegan: Pensamos que sería molesto y vergonzoso escuchar esta música. Realmente me llamó la atención lo bueno que era. La grabación apesta y muchas de las letras son inaudibles, pero las melodías eran muy fuertes y nuestra estructura ya estaba muy desarrollada. Nuestra identidad como escritores estaba firmemente ahí antes de que fuéramos firmados, antes de que fuéramos adultos. Compré la narrativa de ser joven, estúpido y unidimensional: todo lo que escribí apesta, estoy tan avergonzado. Una vez que superé el impacto inicial de esas cosas, porque por supuesto que las sentí, pensé, Dios, éramos tan dulces y sinceros. Fuimos melodramáticos, pero también hicimos grandes preguntas, planteamos ideas interesantes. Éramos conscientes de nosotros mismos y de nuestras limitaciones. Cuestionamos eso y rechazamos quiénes se suponía que debíamos ser, la vida que se suponía que debíamos vivir. Lo hicimos tan descaradamente y agresivamente. Me obsesioné, volé a Los Ángeles, me reuní con nuestro sello y dije: este es nuestro próximo disco.

¿Qué consejo les darías a los estudiantes queer de secundaria y universitarios que desearías haber sabido?

Tegan: Creo que no hay mejor momento para ser una persona joven LGBTQ+. Estoy feliz porque hay una gran representación positiva, gran arte LGBTQ+, libros, TV. Me habría sentido menos solo y aislado si tuviera eso. Lo que mejoró la escuela secundaria fue tener amigos, comunidad. Sé que no es fácil para todos, pero trata de encontrar personas como tú. También me resisto a decir que seas tú mismo, porque tal vez no estés listo para admitir quién eres. Eso está bien, también. No tienes que estar fuera. No tienes que identificarte como nada. No es una carrera. Y también estoy como, 'Joder, pero no quiero que te sientas solo. Tal vez puedas enviarnos un tweet y seré tu amigo. Vas a superar esta parte. Es difícil para todos. Pero el próximo capítulo va a ser mejor porque vas a tener más voz sobre quién eres, adónde vas, qué haces, y lo disfrutarás si puedes.

La entrevista ha sido condensada y editada para mayor claridad.