Por qué sigue siendo aterrador ser judío y queer en 2018

En enero de 2018, Samuel Woodward, de 20 años, supuestamente apuñaló a un estudiante de la Universidad de Pensilvania llamado Blaze Bernstein más de 20 veces, cavó una tumba poco profunda en un parque público y arrojó su cuerpo allí. Blaze era queer y judío, mientras que los informes de prensa dicen que Woodward es un neonazi quien pertenece a la División de Armas Atómicas , un grupo de supremacistas blancos de EE. UU. cuyos miembros han estado vinculados al menos cinco asesinatos desde 2017. Blaze habría regresado de las vacaciones de invierno en su casa en California a la Universidad de Pensilvania un par de días después, donde trabajaba en dos publicaciones del campus, siempre cocinaba y le encantaba escribir . Habría estado comenzando el segundo semestre de su segundo año.



Durante mi período como estudiante de segundo año del segundo semestre solo dos años antes, capté sentimientos no correspondidos no por uno, sino por dos estudiantes de último año; Edité la sección de arte y cultura de la revista de mi escuela; Descargué Grindr por primera vez; Empecé a preparar kombucha que todos tenían miedo de probar; Accidentalmente me quedé dormido y perdí una cita en el centro de carreras; Tomé una clase llamada Queer Pop; Tengo norovirus; Olvidé desearle a mi mamá un feliz Día de la Madre.

Cuando escuché por primera vez sobre la muerte de Blaze , mi reacción inmediata fue ir a su página de Facebook. Ambos somos estudiantes universitarios judíos homosexuales. Quería ver cómo era, si era como yo.



La universidad es donde encontré mi rareza, donde comencé a complicar mi género, donde aprendí a vincular mi rareza con mi política. También es donde llegué a mi judaísmo: un judaísmo que se veía muy diferente de todo lo que había aprendido al crecer en mi sinagoga reformista. Mi judaísmo encarna una práctica que pone en primer plano la justicia racial y económica, vuelve a imaginar la tzedaká (donación benéfica judía) como reparación y ayuda mutua, y no solo hace espacio para lo queer y lo trans, sino que lo centra. Quería saber qué pensaba Blaze de estas cosas, cómo era su práctica judía, cómo imaginaba su rareza.



No encontré las respuestas en el perfil de Blaze, pero me encontré llorando mientras leía artículos sobre su vida. Llamé a mi mamá y le dije que la amaba. Empecé a preguntarme cómo me recordarían si me asesinara un neonazi. Imaginé cuáles de mis compañeros de clase podrían ser silenciosamente neonazis, en qué parque me enterrarían, qué causaría que la gente pudiera donar en mi nombre. Me preguntaba quién vendría a mi funeral, quién se llevaría todos mis libros, si alguien se acordaría de cancelar mi suscripción a Spotify.

Me pregunté si Blaze y yo seríamos amigos, si él tendría sentimientos complicados sobre el Ojo raro reiniciar, si él también se encontrara completamente confundido por el género, si él y yo alguna vez nos hubiéramos cruzado. Me preguntaba cómo llorar a alguien que nunca había conocido, pero que se sentía como mi facsímil, un sentimiento nuevo para mí, porque las personas que se parecen a mí no suelen ser asesinadas por el simple hecho de existir. Le envié un mensaje a mi rabino en Facebook. dije el Kadish del doliente.

Mourning Blaze se siente complicado en 2018. La violencia contra las personas queer y trans va en aumento; el antisemitismo también está en aumento. Los campus universitarios a menudo pueden ser lugares inseguros para los estudiantes queer y trans. En septiembre de 2017, la policía de Georgia Tech disparó y mató a Scout Schultz. , un estudiante no binario e intersexual, mientras que Scout estaba teniendo una crisis de salud mental. En mi propio campus, uno nombrado en Campus Pride's Lista de los 25 mejores colegios y universidades LGBTQ-Friendly, los estudiantes trans son acosados ​​verbal y físicamente de manera rutinaria; todos los comedores y la mayoría de los dormitorios actualmente carecen de acceso a baños neutrales en cuanto al género; Una profesora anotó en su plan de estudios que si un estudiante usa los pronombres singulares repetidamente en su escritura, se le restarán puntos. Más aún, había un 258% de aumento en la propaganda supremacista blanca en los campus universitarios de todo el país entre 2016 y 2017.



Sin embargo, hasta 2018, gran parte de esta violencia, dentro y fuera de mi campus, me parecía abstracta. No es que me di cuenta repentinamente de los privilegios, o que hasta la muerte de Blaze no reconociera las formas en que me beneficio de una complicada red de sistemas de opresión. Más bien, la muerte de Blaze hizo que la violencia se sintiera cercana por primera vez en mi vida. Blaze podría haber sido yo.

Para muchas personas queer y trans, la violencia no es nueva ni impactante: la muerte de Blaze parece ser otra en la lista cada vez mayor de personas queer y trans que han perdido la vida por la violencia basada en el odio. Para los jóvenes judíos estadounidenses, muchos de nosotros pensamos que este tipo aparente de antisemitismo virulento era solo algo con lo que tendríamos que tener en cuenta al escuchar las historias de nuestros abuelos. Mi papá me preguntó recientemente: ¿Tienes más miedo de ser gay o judío? No supe cómo responder, pero podría haberle dicho que ahora tengo un documento guardado en Google Drive titulado Mi testamento. La primera línea dice: Si muero a manos de un neonazi...

Mi rabino me preguntó llevarlo a un lugar donde sentí un apego particular o un recuerdo visceral. Lo llevé a una pila en la esquina trasera izquierda del sótano de la biblioteca de mi escuela: los HQ70 en el sistema decimal Dewey. Fue aquí, en mi primer año, que descubrí que hay libros sobre judíos queer, donde leí a Sarah Schulman y aprendí sobre Magnus Hirschfeld. En los HQ70 me sentí visto de una forma nueva y liberadora. Durante mucho tiempo sentí que no había nadie como yo, que no había otros Blazes o Bens.

Mi rabino y yo estudiamos detenidamente los libros, intercambiamos historias e historias familiares, hablamos sobre el judaísmo, el género y la rareza y dónde se cruzan todos. Salí de la biblioteca y me di cuenta de que había estado de luto. Reconocí que tal vez la mejor forma en que podía honrar a Blaze era siendo judía y queer; diciéndoles a todos que sé que según algunas de las primeras interpretaciones de la Torá , Adán no fue el primer hombre y de hecho nunca se le asignó un género; que el judaísmo es una religión que no exige respuestas o binarios, sino que nos pide que nos sentemos en el desorden ineludible de la vida al que todos estamos sujetos; ese el crepúsculo es sagrado en el judaísmo porque te obliga a pararte sin saber exactamente dónde estás; que gran parte del judaísmo es extraño cuando vivimos bajo la hegemonía cristiana; que ser judío significa luchar profundamente por lo que te importa, sin dejar de encontrar alegría en la vida que tienes.



Ser judío y queer significa luchar con la catástrofe, conocerla profundamente en tu historia, tu linaje, tu pasado y tu presente. Para honrar a Blaze, trabajo para imaginar y crear un mundo más grande, más extraño y más arraigado en los valores judíos de lo que conocemos ahora.

ben kesslen es miembro editorial de Boston Review y estudiante de último año en la Universidad de Tufts.