Por qué la Marcha de las Mujeres debe ser más trans-inclusiva

Hace un año, este fin de semana, personas de todas las encrucijadas de la vida salieron a la acera en la Marcha de las Mujeres para manifestarse contra el entonces presidente electo, Donald Trump. Un día después de la toma de posesión de Trump, activistas, políticos, celebridades y tal vez usted y sus amigos se presentaron para abogar por los derechos de las mujeres, la igualdad, la protección migratoria y la libertad religiosa. Millones de personas marcharon por todo el mundo y se hizo historia.



El libro Juntos nos levantamos: detrás de escena en la protesta que se escuchó en todo el mundo , publicado el martes pasado, documenta los esfuerzos tediosos y meticulosos de los organizadores detrás de la Marcha de las Mujeres de 2017. Nos reunimos con una de las organizadoras de la marcha, De’Ara Balenger, para hablar sobre sus reflexiones sobre la marcha un año después.

¿Cómo te involucraste en la organización de la Marcha de las Mujeres y por qué?



Estaba viviendo mi mejor vida en la Ciudad de México, tomando un descanso mental después de trabajar como Directora de Compromisos para la campaña de Hillary Clinton, cuando Carmen Pérez y Tamika Mallory me llamaron solicitando mi ayuda. Fue una obviedad para mí. Tuvimos que hacerlo. El estado de los Estados Unidos era aterrador.



¿Por qué quisiste ser organizador de este evento?

Trabajé para Hillary durante 10 años. Su pérdida fue devastadora para las personas que trabajaron con ella en la campaña: estábamos realmente comprometidos con lo que ella estaba tratando de lograr y lo llevamos con nosotros.

Sabía que quería trabajar en justicia social y activismo, pero no estaba seguro de lo que quería hacer. Esta marcha fue una oportunidad para, uno, resistir 45, pero para mí también fue muy personal. Algunas de las mujeres no apoyaron a Hillary durante las primarias. Muchas mujeres le dieron mucho empujón. Fue una oportunidad para mí de trabajar con estas mujeres, conocerlas mejor y formar una familia. También fue una oportunidad para mostrarles a estas mujeres de qué se trataba Hillary.



¿Cómo encaja tu identidad queer tanto en la organización como en la marcha en sí?

Creo que, en muchos sentidos, soy tan privilegiado que no es necesariamente algo con lo que tengo que lidiar de la forma en que lidio con mi raza o mi condición de mujer. Durante la marcha, realmente no tuve tiempo de pensar en nada. Estaba corriendo como si mi cabello estuviera en llamas. En ese momento no tuve la oportunidad de reflexionar sobre cómo encajaba en ese espacio o si mi identidad importaría en ese espacio. Estoy seguro de que estaba siendo yo mismo y hablando de las cosas que suceden en mi vida, pero creo que en este espacio, debido a que era un espacio de tanta aceptación, probablemente fue uno de los espacios más seguros en los que sentí que alguna vez había estado. Estaba mostrándome como quien era todos los días, luchando por otros que están en este movimiento y comunidad; Lo tuve más fácil que otros.

Para mí se convirtió en una cuestión de cómo proteger y animar a la gente como yo. Creo que esa ha sido mi posición, y creo que es para cualquier ser humano que esté subrepresentado, que esté en el punto de mira y que tenga mucho que ofrecer a este país. Aunque lo he tenido más fácil, mi identidad me ha hecho muy sensible y consciente de los incidentes en los que las personas trans u otras personas queer son objeto de discriminación o prejuicio en mi presencia. Cuando sucede, me apresuro a hablar.

¿Se discutieron temas LGBTQ+ durante la fase de organización de la marcha?



Ciertamente lo eran. Terminamos con una lista de muchas personas subrepresentadas. Había tantos grupos para representar que se volvió tan difícil ser equitativo con la representación. Varios de nosotros discutimos cómo era importante tener diversidad en la marcha. Así es como terminamos con cuatro copresidentes, en su mayoría de color, y dieron un paso adelante diverso. Pero incluso con eso, no es representativo en la forma en que queríamos ser, es decir, una representación revolucionaria. Pero era una de las cosas que sabíamos que teníamos que mover. Estábamos rodeadas de mujeres que querían hacer este trabajo y eran lo más intencionales posible. Por ejemplo, fue una de las primeras marchas en poder acomodar grandes franjas de personas discapacitadas. Pero todavía teníamos miedo de pasar por alto a la gente.

La otra cosa sobre la marcha de mujeres es que cientos de mujeres y hombres planearon este evento, por lo que parece que solo un pequeño grupo lo organizó, pero tomó cientos. Yo, como mujer negra, mexicana y queer, recuerdo estar en una habitación en D.C. y decirme a mí misma, wow, este es realmente un grupo diverso. Y esa fue definitivamente una preocupación válida para nosotros en la que acordamos, pero aun así, definitivamente era un trabajo en progreso. Es uno de los temas en los que este trabajo es una práctica y todos estamos haciendo todo lo posible para afinar esa práctica y perfeccionarla.

Pink Pussyhats se ha convertido en sinónimo de la Marcha de las Mujeres. Muchas personas trans y no binarias se sintieron excluidas de la marcha por su representación simbólica.



El sombrero es un ejemplo perfecto de la importancia del impacto sobre la intención; no es solo el sombrero, sino el impacto que tiene. Una de las cosas en las que debemos trabajar es desempacar y descubrir cómo liderar un movimiento verdaderamente interseccional. ¿Cómo lo estamos haciendo cuando las cosas siguen siendo tan desiguales? Además, cuando se menciona el tema del sombrero, creo que las personas, y en particular las mujeres blancas, se quedan atrapadas en que es solo un sombrero, y muchos no entienden el punto. No estamos tratando de ser contrarios por ser contrarios, pero de lo que realmente estamos hablando es del impacto de la exclusión de las personas. Podemos tener ese ¿conversacion? ¿Cómo tenemos estas conversaciones cuando las personas pueden expresar cómo se sienten? Las personas se sienten excluidas en función de cómo se identifican y cuál es su personalidad. ¿Vamos a llegar a la raíz del problema y asegurarnos de que todos nos sintamos incluidos en este espacio en el futuro?

El Pussyhat excluye a las personas. ¿Vamos a tener una conversación real al respecto? ¿Quién puede facilitarlo? ¿Quién va a venir al plato y ser un oyente y no afirmar que le gusta su sombrero? Ahora, después de haber tenido un año con este hombre en el cargo, ¿cómo nos estamos desarrollando como movimiento? ellos. y moda adolescente son importantes porque necesitamos tener plataformas donde las personas puedan tener estas discusiones matizadas sobre la identidad y cómo se relaciona con el activismo político, o cómo se relaciona con ser un activista cuando te sientes excluido de la comunidad con la que se supone que te estás organizando. En este momento somos tan reactivos a la locura que sucede día a día que no nos hemos dado el espacio para reflexionar y un espacio para sanar.

Si pudieras cambiar la marcha para que las personas LGBTQ+ se sintieran más cómodas, ¿qué cambiarías o cómo lo harías?

No podemos retroceder en el tiempo en este momento, pero creo que deberíamos asegurarnos de que la forma en que nos organizamos y activamos sea realmente sensible a las necesidades de las personas que son una gran parte de lo que luchamos todos los días. Creo que tenemos intencionalidad, pero debemos mejorar en la elaboración de estrategias al respecto. Eso es lo difícil de la Marcha de las Mujeres: no es una entidad típica en el sentido de que es algo fluido y en desarrollo. Necesitamos asegurarnos de hacer nuestro trabajo de una manera que sea inclusiva.

Esta entrevista ha sido condensada y editada para mayor claridad.

Juntos nos levantamos: detrás de escena en la protesta que se escuchó en todo el mundo es publicado por Condé Nast, ellos. empresa matriz.

Devin-Norelle es una defensora transgénero, escritora y modelo. Ze ha aparecido en HuffPost, Nylon, The Daily Show, Refinería 29, Buzzfeed, GLAAD, y Pequeño. Un neoyorquino nacido en Harlem, ze bloguea sobre su transición y sobre las implicaciones sociales de ser un TPOC andrógino en TransparentGender.com .