Los peores errores que cometen los chicos en el club de striptease

Stripper pole dance

Imágenes falsas

Qué hacer y qué no hacer en un club de caballeros para seguir (a menos que quiera ser expulsado)

Nina Doe 20 de agosto de 2019 Compartir Tweet Dar la vuelta 0 acciones

Clubes de striptease pueden ser lugares divertidos y mágicos. Entre la luz tenue, la música palpitante, las mujeres girando fluidamente alrededor de un poste en varios estados de desnudez, y el ambiente excitante y abiertamente sexualizado, hay una sensación de irrealidad y posibilidad excitante.

Sin embargo, la forma más segura de disipar esa ilusión cuidadosamente elaborada y regresar a la Tierra es olvidando cómo actuar en este nuevo entorno. Después de todo, nadie quiere atraer la ira de los bailarines o gorilas de una manera negativa, dejándolos rechazados o echados a la acera.



Como ex bailarina empleada durante muchos años en varios clubes en varios estados, así como también como un entusiasta actual (y para siempre) de los clubes de striptease, estoy aquí para describir, y salvarlo, de los errores más comunes que los chicos cometen en los clubes de striptease. .

1. Sin propinas

Empecé a desnudarme, ante todo, por necesidad económica. Disfruté mucho del trabajo, pero seguía siendo un trabajo.

Y en caso de que no lo supieras, a las strippers en realidad no se les paga. En todos los clubes en los que he trabajado, una bailarina se lleva a casa solo un porcentaje de los bailes que vende ... y sus propinas. Los clubes a menudo cobran a las bailarinas tarifas altas solo por trabajar allí y obtienen grandes cantidades de cada baile que vende, por lo que las propinas pueden ser la mayor parte del dinero que una bailarina se lleva a casa.

RELACIONADOS: Explicación de cómo dar propina a diferentes trabajadores

Así como no debe salir a comer a un restaurante sin planear dar propina a su mesero además del costo de su comida, no debe planear una salida nocturna en el club sin planear dar propina a los bailarines.

2. Ir solo para emborracharse

Hay barras para esto que no tienen mujeres desnudas realizando proezas atléticas por dinero en efectivo. Si vas al club de striptease, como se mencionó anteriormente, también debes dar propina. Puedes dar propina a las mujeres que bailan en el escenario, puedes dar propina a las mujeres que se sientan, hablan y coquetean contigo, y puedes comprar bailes & hellip; o puede ser el peor cliente. ¿Cómo es eso, preguntas? Ir a la discoteca a beber mientras te miras con los ojos a los bailarines en el escenario de forma gratuita.

3. Negociación de bailes

En muchos clubes, la dirección fija el precio de los bailes sin consultar a los bailarines sobre cuánto cobrar. Los precios incluso pueden establecerse por escrito como parte de los contratos de nuevos empleados que firman los bailarines.

Independientemente, es una mala forma tratar de regatear el precio de los bailes. Es un insulto para la mujer que ofrece el baile tratar de negociar con ellos, además de estar potencialmente en contra de las reglas de sus contratos.

4. Ir de compras para una novia

Como la mayoría de los trabajadores de servicio al cliente, los bailarines tienen un incentivo para ser amables con sus clientes. Trabajar para obtener consejos significa ser más paciente, mejores oyentes y más adaptable a las necesidades de cualquier cliente en particular. Ese nivel de concentración, combinado con el entorno sexualizado, significa que los hombres para los que he bailado a menudo han sentido una conexión romántica conmigo.

Pero aunque me he encariñado con varios de mis clientes habituales, nunca he querido salir con nadie que haya conocido en el club de striptease. Esto no es cierto para todas las bailarinas, pero los clientes deben saber que un club de striptease no es un lugar para comprar novia. Claro, podría suceder entre las personas adecuadas, pero es relativamente raro y no es algo que ningún cliente deba esperar.

5. Ser grosero o irrespetuoso con los bailarines

Tantos hombres entran en clubes de striptease y arrojan su decencia humana básica por la puerta. Los bailarines son personas y las personas merecen ser tratadas con un nivel básico de respeto. Si eres tan crítico con el striptease que no puedes mantener una conversación con una bailarina sin insultarla a ella, a su cuerpo o su línea de trabajo, no deberías estar en un club de striptease.

RELACIONADOS: El idiota grosero y otros tipos de chicos que las mujeres evitan

6. Negging a los otros bailarines

Muchos clientes bien intencionados han tratado de felicitarme diciéndome que soy la bailarina más sexy del club, a lo que normalmente solo tomaría el cumplido. El verdadero error entra en juego con lo que a menudo vendría después: esos mismos hombres procedían a insultar a las otras mujeres que trabajaban, comparándome favorablemente.

En primer lugar, en cualquier entorno, no es bueno felicitar a una mujer menospreciando a otras. Particularmente en el entorno del club, esos comentarios a menudo tenían un trasfondo racista y vergonzoso del cuerpo. Mis compañeras de baile eran mujeres de las que era amiga, con las que podía contar para que me dijeran si el hilo de mi tampón estaba colgando y me había reído y llorado. No quería escucharlos insultados, y esto me hizo desconfiar de cualquier hombre que lo hiciera.

7. Solicitar extras

Pedir hacer que un baile valga la pena, o salir directo y pedir favores sexuales, es inapropiado. Es ilegal, y aunque creo que el trabajo sexual debe estar completamente despenalizado, no vale la pena que lo arresten o lo despidan del club.

Los clubes de striptease están llenos de cámaras de seguridad y los gorilas pueden caminar por el piso para hacer cumplir las reglas de contacto; las posibilidades de ser atrapado son altas. Además, aunque existe cierta superposición, la mayoría de las bailarinas no se dedican a la prostitución.

8. No obtener el consentimiento

Cualquier contacto en el club de striptease debe ir precedido de consentimiento. Algunos clubes no permiten ningún contacto entre bailarines y clientes, y algunos clubes tienen contacto total. Independientemente, antes de tocar (o azotar, lamer, etc.), pida consentimiento. Respete los límites: si un bailarín dice que no a algo, no lo cuestione.

Algunas mujeres te dejarán tocarlas y otras no dentro del mismo club. Nunca asuma que algo está bien. Podrías hacer que alguien se sienta violado e inseguro, así como que lo echen y lo expulsen de un lugar divertido. No arruines tu noche (y la tranquilidad de un bailarín) cuando simplemente podrías preguntarles con qué se sienten cómodos.

9. Insistir en saber el nombre real de un bailarín

Los bailarines usan nombres artísticos por una razón: seguridad. No queremos ser una trabajadora sexual desechable más, la stripper muerta en el remate de una broma de mal gusto.

Más allá de eso, desnudarse conlleva mucho estigma, y ​​muchas bailarinas ocultan su profesión a sus familias y a sus lugares de trabajo más habituales. No usamos nuestros nombres reales porque ser denunciados tendría repercusiones vastas y aterradoras en nuestras vidas.

Una noche en el club de striptease debe ser divertida, sexy y memorable. Evitar estos errores comunes ayudará a que eso sea una realidad. Si se siente como mucho para recordar, se condensa con bastante facilidad en tratar a los bailarines con respeto y darles una propina por su tiempo.

Ahora, adelante y disfruta de esos bailes eróticos. Solo compórtate.

También podría excavar: