Durante años, los grupos anti-LGBTQ+ obstruyeron una ley de no discriminación de Florida. acaba de pasar

Hay buenas noticias desde Jacksonville, Florida: el martes, el Concejo Municipal restauró una ordenanza contra la discriminación que ha sido fuente de fuertes desacuerdos y luchas legales en los últimos años.



La Ordenanza de derechos humanos de Jacksonville se aprobó por primera vez en 2017, después de un polémico debate público que se remonta a 2012. La ley, que prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual y género, tardó cinco años en aprobarse. Pero una vez que estuvo en los libros, el grupo legal anti-LGBTQ+ Liberty Counsel lanzó un desafío, argumentando que debería ser legal despedir o desalojar a alguien por ser gay.

Eso condujo a un arduo desafío que se prolongó por varios tribunales federales. Un tribunal de circuito inicialmente confirmó la ley, pero a principios de mayo de 2020, el Primer Distrito de Apelaciones de Florida dictaminó que la ley ya no se podía hacer cumplir. El problema no era el texto de la ley, sino el método por el cual el Concejo Municipal la aprobó en 2017.



Según el tribunal , el Concejo Municipal no formuló el proyecto de ley con un texto que indicara las versiones enmendadas, un error administrativo menor, no relacionado con el propósito o efecto del proyecto de ley.



Afortunadamente, ese problema se solucionó fácilmente. El concejal Aaron Bowman, quien patrocinó el proyecto de ley en 2017, presentó una versión revisada con un lenguaje similar. Una mayoría a prueba de veto de los miembros del consejo se unió a él, y el proyecto de ley ahora se aprobó nuevamente con una votación de 15 a 4.

Entre los que votaron en contra estuvo Danny Becton, quien ha se opuso a las medidas de diversidad en el pasado . sam newby dijo que apoyaría el proyecto de ley , pero luego votó en contra. También votó no Al Ferraro , quien dijo que evitar que las empresas discriminen las llevará a la quiebra; y Randy White, quien fue implicado en la discriminación generalizada dentro del cuerpo de bomberos local.

Desde que el proyecto de ley se aprobó inicialmente en 2017 , ha habido cinco quejas de discriminación laboral y dos relacionadas con la vivienda en Jacksonville, apenas el escenario de bancarrota imaginado por Ferraro.



La nueva aprobación del proyecto de ley ocurrió con sorprendente poca fanfarria, dados los años de polémicas idas y venidas sobre el tema. Debido a las preocupaciones por el coronavirus (algunos miembros del Concejo Municipal ya se han contagiado), las reuniones se han llevado a cabo virtualmente durante varias semanas. La votación sobre el proyecto de ley contra la discriminación se produjo en silencio a través de una videoconferencia, sin oradores.

Pasa ahora al alcalde Lenny Curry, quien ha dicho que lo firmará.


Más grandes historias de ellos.